Publicado el Deja un comentario

Pizza exprés de pepperoni

Pizza exprés de pepperoni y Frankfurt

Pizza exprés de pepperoni que quita «el sentío»!! Jaja

Muchas veces no sabemos que cenar y nos apetece algo diferente y no comer lo que comemos en el día a día pero, obviamente, tiene que ser keto para no abandonar y perder nuestras tan preciadas cetonas.

Esta base de pizza es un tipo de pan exprés que nos servirá para mucho más que para hacer una pizza rápida. Esta base de «pan» nos será muy útil si queremos «mojetear» un huevo frito, a la plancha o pasado por agua. También puedes usarlo para hacerte un pequeño bocadillo, para hacerte una tostada fantástica o para mojar alguna de las salsas tan buenas que hacemos para acompañar nuestras carnes.

Eso sí, mi súper recomendación es que cuando hagas esta base siempre la tuestes un poco o mucho (eso como a ti más te guste). Cuando sacamos la base del micro está como un pelín húmeda, sin embargo, cuando lo dejas enfriar lo abres por la mitad y lo tuestas, pierde esa humedad y el sabor es muchísimo mejor que si lo dejamos sin tostar.

Bueno, vamos al asunto que nos concierne, la pizza… ¡Ya verás que fácil de hacer!

Para hacer la base de la pan-pizza vamos a necesitar:

1 tupper o recipiente de cristal

1 huevo
2 cucharadas de harina de almendras
2 cucharadas de parmesano
1 poquito de sal rosa
1 sobre de gasificante

Pon todos los ingredientes en el tupper de cristal y mezcla con un tenedor o una cucharilla hasta que quede una mezcla homogénea. Cuando lo tengas listo, mételo al microondas a potencia máxima 4 o 5 minutos o hasta que esté con textura de miga de pan. Y siempre miro el fondo del tupper, que es lo que más tarda en hacerse, cuando la parte de abajo veo que tiene una textura esponjosa, como de miga de pan, es cuando veo que ya está y lo saco del microondas.

Ten cuidado al coger el tupper porque ¡quema muchísimo!. Cógelo con un trapo. Con la ayuda de un tenedor o una espátula saca el pan del recipiente poniéndolo boca abajo. Recuerda hacer esto, también, con el trapo para no quemarte.

Deja que se enfríe el pan. Cuando esté templado o frío del todo, ábrelo por la mitad con mucho cuidado. Tuéstalo un poco o hasta que tenga el punto que a ti te gusta. Recuerda que este paso es importante para que mejore su textura y sabor.

Cuando ya esté listo. Vamos a lo más divertido, ¡preparar nuestra pizza!

En este caso, he puesto una base de tomate natural triturado sobre el pan. (TRUCO: Si el tomate suelta agua, pásala por un colador fino para que pierda toda el agua posible y el pan no se moje, sino no habrá servido de nada tostarlo). Encima del pan le puse queso, mucho queso. Los que me conocéis bien, ya sabéis que el queso es mi debilidad, como digo en mi libro, ¡nunca hay demasiado queso!. Por encima del queso le pongo el pepperoni. La verdad que la pizza de pepperoni es una de mis favoritas.

Yo la he hecho así pero, para darte ideas, también puedes hacerla de salmón y gambas, atún y queso, atún y bacon, de carne picada sabor barbacoa. También podrías hacer una pizza vegetal, ¿porqué no?, con brócoli, puedes ponerle unos pimientos asados con aceitunas negras… En fin, ya sabes que una pizza admite todo, o casi todo, así que sólo tienes que echarle imaginación o echarle un ojo al frigorífico a ver que se te ocurre o si tienes algo que necesites gastar.

Una vez tengas todos los ingredientes que quieras encima a ¡Gratinar!

🤤🤤🤤🤤🤤🤤🤤🤤🤤🤤🤤🤤🤤

Publicado el Deja un comentario

Panceta con setas

panceta con setas

Panceta con setas

Hoy para comer os traigo un plato delicioso, sabroso y súper keto. Panceta con setas y huevos a mi estilo.

Es un plato sencillo de hacer y perfecto para cualquier día de la semana. Ya sabes que me encantan los platos para el día a día y que disfrutes comiendo bien aunque no sea domingo y no tengas mucho tiempo. En este caso he puesto panceta, pero puedes poner cualquier carne cortada a trocitos, como: lomo de cerdo, solomillo, bistec de ternera, pechuga de pollo cortada a tiritas… Juega con el plato y de una sola receta podrás sacar muchísimas más.

Ingredientes que vas a necesitar:

Panceta o la carne que quieras utilizar

Puerro o cebolleta

Huevos

Setas variadas o champiñones, lo que más te guste

Ajo

Perejil fresco o seco

Sal rosa del Himalaya

Vino blanco para cocinar

Limpiamos bien el puerro y le quitamos, haciendo primero un corte vertical, la primera capa para que quede bien limpio. Lo cortamos finito en juliana o a daditos, como prefieras.

En una sartén, ponemos un poquito de aceite de oliva virgen extra (AOVE) y ponemos el puerro que hemos picado anteriormente y lo rehogamos un poquito junto con unas laminitas de ajo. Añadimos los champiñones o las setas que hayas elegido junto con un poquito de perejil picadito y la sal. Puedes añadir un poco de pimienta negra molida o las especias que te guste usar.

Cuando las setas ya estén a medio hacer, añadiremos un vasito de vino blanco para cocinar y dejaremos que se cocine todo junto.

Ahora es el turno de la carne y para eso tenemos dos opciones. Primero de todo la cortaremos a trocitos de bocado, sea la carne que sea que hayamos elegido para nuestro plato de hoy. Después, o la haremos a parte en otra sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra o la añadiremos directamente a la sartén de las setas para que se haga todo junto.

Aquí quiero darte un consejo, según mis preferencias culinarias, jejeje. Si haces cualquier carne que no sea panceta y que no te guste tostadita, puedes ponerla directamente con las setas, pero ahora bien, si es panceta y te gusta tostadita como a mi o te gusta alguna otra carne un poco tostadita, te recomiendo que la hagas a parte y luego la añadas a la sartén de las setas.

Cuando ya hayas hecho la carne o la panceta, ya sea a parte o no, y la tengas integrada con las setas, retira del fuego la sartén y añade huevo batido y remueve, remueve, sin parar hasta que los huevos, sin llegar a cuajarse, liguen con todos los ingredientes y formen una deliciosa salsa.

Sirve en un plato y haz huevo a la plancha o frito para poner por encima. Si dejas la yema en su punto, cuando la cortes encima de nuestro manjar culinario de hoy, y caiga la yemita por encima y su sabor se mezcle con el resto de ingredientes, el sabor será superior!

Otra opción que tienes a los tradicionales huevos de gallina es poner huevitos de codorniz, son muy sabrosos y tienen tres veces más nutrientes que el huevo de gallina, ¿lo sabías?. Usa huevos de codorniz y tu plato, además de ser tres veces más nutritivo, quedará muy bonito y vistoso.

Espero que disfrutes mucho de este plato. Ya ves que es muy fácil y bastante rápido de hacer. Combina, como te he dicho, carnes con diferentes tipos de setas para hacer diferentes modalidades de este plato tan sabroso, y como no, ¡súper, súper keto!

🤤😋🤤😋🤤😋🤤😋🤤😋🤤😋🤤

Te dejo aquí un enlace a los postres por si quieres terminar de completar tu menú.

Publicado el Deja un comentario

Plato para romper el ayuno

ayuno

Rompiendo algo más de 24 horas de ayuno con este manjar.

Este plato se puede hacer con restos que tengas por la nevera y que no sepas donde meter, yo he puesto estos ingredientes porque me gustan mucho como combinan pero, ya te digo, puedes modificar alguno de ellos a tu gusto. Además, este plato es facilísimo de hacer, bastante rápido y ¡barato!, para que luego digan que el keto es caro…

Podemos hacer el keto más barato o más caro, como en todos los estilos de alimentación.

No le pongo nombre al plato porque no sabría cual, ¿Qué nombre le pondrías tu? 🤔 ¿Me ayudas a buscar uno?

Ingredientes:

Setas variadas o champiñones
Dos huevos
Nata para montar (heavy cream)
Queso del que más te guste pero que sea fundente o que gratine
Ajos picados
Un pelín de pimiento rojo y verde
Especias al gusto
Sal rosa
Mantequilla

Primero de todo, picamos o laminamos unos ajos (la cantidad que te guste). Picamos un trocito de pimiento verde y un trocito de pimiento verde y reservamos.

Ponemos a calentar la sartén y añadimos un poco de mantequilla para dorar los ajitos. Cuando ya estén, añadimos el pimiento troceadito y lo salteamos un poquito. Cuando tengamos todo salteadito, añadimos las setas o los champiñones laminados (lo que hayas elegido para tu plato de hoy) y los hacemos a fuego medio – alto.


Añadimos la sal rosa del Himalaya al gusto junto con las especias que más nos gusten. En mi caso, he elegido poner un poco de jengibre (bastante inflamatorio), cayena, pimienta negra molida y un poquito de orégano para potenciar el sabor del queso que pondremos después.
Cuando ya tengamos listos los champiñones o las setas, añadimos la nata (heavy cream) al gusto y removemos un poco para que se integre con todos los ingredientes.
Añadimos los huevos y hacemos un revuelto.

Para hacer correctamente un revuelto: Normalmente la gente cuando hace un revuelto, añade los huevos con la comida en el fuego y remueve hasta que se hace «una tortilla rota». Lo ideal, si quieres hacer un revuelto jugoso y cremoso es que hagas lo siguiente. Cuando ya tengas todos los ingredientes con los que vas a hacer el revuelto bien cocinados, retira la sartén, la olla o la cazuela que estés utilizando del fuego.

Una vez fuera del fuego añade los huevos que vayas a poner con la sal rosa del Himalaya que le corresponda a cada yema. Rompe las yemas con la espátula y remueve hasta que quede con la textura de revuelto jugoso. Hazlo siempre fuera del fuego para que no termine de cuajar el huevo a modo tortilla. El huevo queda cocinado con el calor pero sin terminar de cuajar y está, de verdad, muchísimo más bueno y jugoso. Desde que descubrí la textura y sabor que quedaba haciéndolo así, siempre lo hago siguiendo este procedimiento.


Una vez tenemos bien hecho el revuelto, volvemos a poner la sartén en el fuego y añadimos el queso que vayamos a utilizar. En este caso, en este plato, es mejor que dejes en el revuelto el huevo un poco menos cocinado de lo normal porque en este paso se te terminará de cuajar. Cuando esté el queso rallado por encima de todo, podemos poner un toque de orégano para potenciar su sabor. Tapamos la sartén o la olla con la tapadera hasta que funda el queso completamente.

Otra opción que tienes con el queso es gratinarlo. Cuando ya tengas hecho el revuelto, pon todos los ingredientes en la bandeja del horno, pon el queso por encima y a gratinar.

¡Sirve y disfruta!

Aquí tienes más recetas para disfrutar de un buen postre, rápido y fácil.